Monday, August 01, 2011

The staircase


Me gustaría hablar un poco de este tema.
Hay que ver los 8 capítulos para darse cuenta de una cosa. Sin entrar en lo morboso del asesinato y la culpabilidad, porque es un tema de adolescencia, por lo menos para mí, hay un tema sobre el miedo que me gustaría tratar.

Digo que la culpabilidad es un tema de adolescencia porque yo pasé una fase de esas en el bachillerato. Cuando leí Crimen y castigo, lo extraje de la rarísima biblioteca de mi abuela y cuando me lo llevaba por la puerta me dijo: tampoco hagas mucho caso de lo que piensa el muchacho del libro... porque al final todos buscamos una excusa para las cosas horribles que hacemos y la más fácil de todas las excusas es la culpabilidad.

Volviendo al tema, tengo que decir que soy un poco pesado con mis tópicos pero la verdad es que los militares que estuvieron en Vietnam son como un asidero en mi memoria, conviví con esa clase de gente desde que era niño.

El caso de la escalera habla de un tipo que vio cosas en su juventud y creó una habilidad para la ficción. Eso es lo que creo que hay que tener en cuenta. Por así decirlo, el tipo se inventó un pasado más estético, ok, pero no por ello menos aceptable. Lo que pienso es que cualquiera que se quiera dedicar al arte tiene que hacer un trabajo de memoria muy especial previo, y la memoria es el lugar de los Ídolos, en el sentido de Bacon:

Los idola tribus. Éstos, según el autor, se expresan en la tendencia intelectual a considerar que las cosas existen en un grado de orden y de igualdad mayor del que en realidad se encuentran. Los ‘ídolos de la tribu’ surgen también de la propia vida emocional humana, con la consiguiente falta de objetividad en el momento de valorar los argumentos a favor o en contra de un principio. Estos ídolos conducen, finalmente, a la falsedad porque se apoyan en los datos engañosos que proporcionan los sentidos.
Los idola specus (literalmente ‘ídolos de la caverna) proceden de las características específicas de cada individuo: de sus gustos, de su educación, de sus ocupaciones, etc. Emergen, por tanto, de la subjetividad y velan la auténtica naturaleza de la verdad.
Los idola fori (‘ídolos del mercado’) se originan por el contacto entre los hombres y derivan casi siempre del lenguaje. Causan un auténtico reino de la confusión, pues llegan a utilizar conceptos ilusorios para cosas inexistentes. "Cuando los conceptos faltan, los suplen oportunamente las palabras".
Los idola Theatri (‘ídolos del teatro’), por último, son los que se derivan de las falsas teorías, que han engañado a los hombres a la manera como los actores engañan a su público en el teatro.



Para mí desde hace mucho tiempo este tema de los ídolos no tienen ningún tipo de carácter peyorativo, yo es que sin ellos no sé explicar lo que me pasa. Uno tiene que crear Prejuicios para poder exhibirlos en canciones o novelas. Luego aprender una técnica y después esperar a ver qué pasa.

Con todo esto quiero decir que más allá de la culpabilidad, la sensación que da el tipo en el documental es la de un hombre que está preparado para la realidad porque su ficción está llena de unos prejuicios que ama.

Para qué estoy soltando este rollo, bueno, para decir que para mí, en la vida hay miles de cosas que se arreglan apelando a la culpabilidad... con declararte culpable parece que todo se arregla. Pero eso es el camino fácil, es el camino del MIEDO. Lo difícil es ver el horror, ver el pánico y el sin sentido, la angustia, la pesadez de los años y sin embargo inventarse una nueva vida sin más objetivo que el entretenimiento de los que te miran... en cierto modo yo creo que ese es un retazo de lo que de sentido puede tener la vida.

PD. El grupo de abogados defensores son unos genios, el chino es lo mejor.

3 comments:

evamarín said...

Ufff...he estado muchos días dando vueltas por tu blog, como una mosca q no se atreve a posarse, porque no sabía qué decirte después de escuchar la canción nueva. Los adjetivos, las comparaciones etc, se me quedaban estrechos. Pero lo sabes, sabes cuánto me gusta y te cuento q es adictiva, llevo cinco días-desde q la subisteis escuchándola- y poniendo post its en la nevera con algunos versos y llevándomela de viaje, entre los libros. Es luminosa y la frase "TOdos los caballos de carreras" me hace volver a Mary Poppins a las carreras de los dibujos con tiza en el suelo. No sé por qué. Pero me gustan mucho esas canciones q están llenas de retales de diferentes escenas q imagino.
Eso iba primero.
Después.
La culpabilidad es uno de mis temas preferidos. Tal vez sea un poco adolescente, no lo niego, de hecho creo como tú dices que elsentido de la vida está en abandonar las excusas fáciles que proporciona el miedo y seguir viviendo creando otras. Pero a cada cual nos lleva un proceso. En mi caso el sentimiento de culpa estaba tan arraigado- con su tirita del perdón, que era un lápiz invisible que borraba dejando un rastro- que ha costado mucho, aún me cuesta, prescindir de ella. Supongo q habría una base cultural y educacional en ese modo de actuar.
Pero cuando alcanzas a entenderlo, a descifrar porque te refugias en la culpabilidad, es cierto, tachas algunos miedos de tu vida o como mínimo los identificas y puedes enfrentarte a ellos.
Al tercer paso, el de los prejuicios y los ídolos tengo q llegar. Doy vueltas a lo de la caverna.
En cualquier caso, ya tengo serie (¿es serie?¿documental?) para empezar el verano. Muchas gracias Richi.
POr la canción, las recomendaciones, los soldados en vietnam y esta silla en la puerta de casa desde la que conversas.
Un abrazo,
if

ps: besos a OOni, penny e Inu.<3

rizino said...

Eva este docu te va a encantar, es de abogados pero lo importante es otra cosa...

bueno y tú que me conoces sabes que no hago alardes pero esta canción y bueno todo lo de este disco es muy importante para mí.

abrazo
Richi

evamarín said...

Lo sé.
Y eso me desarma aún más.
Otro abrazo
(y ganas de veros pronto)
if